Ante la muerte de un bebé antes de nacer, como parte del protocolo de acompañamiento en el duelo, pedimos que se dé a los padres información completa del tratamiento del cuerpo y las opciones de enterramiento y que los cuerpos NO se recojan en los mismos recipientes que los restos quirúrgicos.

Actualmente el cuerpo del bebé se recoge en contenedores junto con otros restos quirúrgicos y no se da ninguna información a los padres respecto a los que va a suceder con el cuerpo de su hijo ni las opciones legales para su enterramiento.

Numerosos estudios recalcan la importancia, a nivel tanto antropológico como psicológico, del rito funerario en el proceso de aceptación de una pérdida; Asimismo es justo y necesario que los padres tengan toda la información sobre las opciones que existen para darle sepultura.

por ello, creemos que el primer paso debe ser que los protocolos hospitalarios informen cn detalle a la madre antes de realizar el legrado, para que pueda decidir libremente el tratamiento de los restos fetales de su hijo.

Y que los cuerpos de los bebés, con independencia del tiempo de gestación y del peso, se recojan en contenedores diferentes a los de los restos quirúrgicos. Esto permite, además, que las empresas funerarias informen a los padres de cuándo será la incineración para que puedan asistir, si así lo desean, y despedirse de su hijo.

 

Ante la pérdida de un bebé

Un aborto espontáneo no es un residuo médico.

Una madre tiene derecho a despedirse de su hijo, a asegurarse de que el cuerpo de su bebé sea tratado con dignidad, y no simplemente tirado como cualquier otro residuo médico.

Pedimos que los padres reciban TODA la información y que los bebés abortados NO sean tratados como cualquier otro residuo médico. Exigimos contenedores específicos en los hospitales para los bebés abortados.

%%tu firma%%

1 firmas = 0% del objetivo
0
1,000

Compártelo con tus amistades: