El pasado 26 de octubre el Senado de Estados Unidos confirmó a Amy\r\nConey Barret como juez de la Suprema Corte de Justicia de aquella nación.

Un hecho histórico sin precedentes: es la primera mujer con niños en\r\nedad escolar que ocupa ese cargo, tiene  7 hijos, 2 de ellos adoptados en Haití, y el\r\nmenor con síndrome de Down a quien describió como el favorito de la\r\nfamilia. Esto refleja que su nombramiento poco tiene que ver con cuotas o ideologías. Su nombramiento es el resultado de una vida, de una\r\nformación, de un corazón y una cabeza donde lo primero es el amor, el coraje y\r\nel valor humano…Una mujer extraordinaria con ese plus que le\r\naporta la maternidad, y un plus extra por una maternidad especial como la suya.

Desde Women of the World celebramos su nombramiento y mostramos abiertamente nuestra admiración por una madre de familia\r\nnumerosa y profesional brillante a la vez. Dos trabajos que exigen mucha dedicación y que son, ambos, clave para la sociedad.

Mujer valiente, firme y de fuertes convicciones que le han valido, por supuesto, tipo de ataques. Pero son esas convicciones, junto a su formación, las que precisamente  le empujan a apartarse  de cualquier especie de discriminación o\r\nintento de imponer sus creencias a otros y a defender que los órganos\r\njurisdiccionales deben ser totalmente independientes de cualquier visión\r\npartidista y colocarse por encima del debate político.

Enhorabuena de todo corazón, Amy Coney\r\nBarret.