Declaración Women of the World

 

Nosotras, las Mujeres del Mundo, declaramos que:

  1. Las mujeres y los hombres necesitan recuperar y afirmar su identidad y complementariedad en su propio interés, en el de su familia, en el del mercado laboral y en el de la sociedad en general.
  2. Existe una identidad femenina que se desarrolla en toda su dimensión en complementariedad y reciprocidad con los hombres.
  3. Las mujeres aportan una contribución única a la estabilidad de la familia, la mano de obra, la sociedad y el bien común.
  4. El papel de la mujer en la sociedad debe desarrollarse en todos los aspectos sin discriminación, violencia o explotación, como parte de los retos del milenio.
  5. La maternidad tiene un valor y una dignidad únicos.
  6. En los países occidentales, las mujeres son hoy discriminadas por su maternidad.
  7. La maternidad es una ventaja para las mujeres en el trabajo, y rentable para la sociedad en su conjunto.
  8. La maternidad y la dedicación de la mujer a la familia no suprime su desarrollo personal o intelectual, al contrario, consolida su personalidad y el desarrollo de su identidad femenina.
  9. El trabajo no mercantil y la dedicación exclusiva o previa a la familia es un valor social y económico.
  10. La auténtica emancipación de la mujer conlleva la libertad de ser y vivir como mujer.

Por lo tanto, exigimos:

  1. El reconocimiento y respeto universal de la identidad femenina, su dignidad y la verdadera igualdad entre hombres y mujeres en su complementariedad y reciprocidad.
  2. Políticas internacionales en defensa de la libertad de las mujeres para elegir su dedicación a la familia, lo que implica una verdadera conciliación entre la vida familiar y laboral.
  3. El reconocimiento universal en la legislación internacional del valor del trabajo silencioso y aparentemente invisible de las mujeres en el seno de sus familias y la gestión universal del término «dedicación exclusiva a la familia» como grupo laboral.
  4. Un marco internacional de políticas de protección para las mujeres trabajadoras que desean tener hijos o se dedican exclusiva o parcialmente al cuidado y atención de su familia y la erradicación de cualquier forma de discriminación hacia ellas.
  5. Prohibición universal de la maternidad subrogada. La maternidad subrogada es una violación de la dignidad tanto de la madre subrogada como del niño. Es una nueva forma de explotación de la mujer y de tráfico de personas, que convierte al niño en objeto de un contrato.